Saltarines.
Están pensados para la sensibilidad de su bebé. Estos corderitos son un dechado de ternura.
MATERIALES:
■ 35 cm de corderito
■ Vellón
■ Cinta roja N92
■ Nariz de plástico
■ Ojos de acrílico
■ Cascabeles
■ Aguja e hilo
■ Alfileres
■ Pistola encoladora

Corlar en tela do corderito lodas las piezas (ver Suplemento Moldes). Enfrentar los derechos del cuerpo y ubicar entre ellos el fuelle de la cabeza; coser desde el hocico hasta la nuca, uniendo las tres piezas. Continuar la costura uniendo desde el lomo hasta la cola, y desde el hocico hasta el comienzo de las patas.
Colocar el fuelle de las patas en la parte inferior del cuerpo, enfrentando los derechos de la tela, y coser siguiendo el contorno. Dejar abierto donde indica el patrón.
Dar vuelta la pieza por la abertura y rellenar en forma pareja con vellón apretado, cuidando que las patas queden bien firmes. Cerrar la abertura a mano.
Coser las piezas de las orejas y la cola enfrentando los derechos. Dar vuelta las orejas y coser en los laterales de la cabeza con puntada invisible. Rellenar la cola y coserla en el lugar correspondiente (debe quedar un poco levantada).
Para ubicar los ojos, realizar previamente unas puntadas a mano que vayan de un lado a otro en la parte superior de la cara y tirar del hilo hasta conseguir una depresión moderada. En ese lugar insertar los ojos por medio del alambre. Pegar el hocico con pistola encoladora y sujetar en el cuello una cinta con cascabeles.

© 2010 Manualidades Navideñas