Manualidades con cuero

Operaciones más comunes.
Rebajar. Si se coloca, por ejemplo, un forro a un estuche para anteojos, fabricado con cuero de vaquillona, se tienen cuatro capas de cuero superpuestas: dos capas exteriores y dos de forro. Las cuatro partes deben perforarse juntas para poder coserlas con tiento a lo largo de los bordes; éstos deben rebajarse para que no aparezcan demasiado gruesos y pesados. Para tal fin, se utiliza un cuchillo bien afilado (preferentemente la chaira de zapatero) y se adelgazan los bordes, sobre un ancho de 1 cm, hasta que tengan tan sólo la mitad de su espesor original. Se practica primero con una tira de desecho, pero no hay que ser demasiado cauteloso: el cuero se trabaja bastante fácilmente. Si a pesar de todo se produjese algún corte, debajo del mismo se pegará una tira de forro; además, el corte suele quedar disimulado por los tientos.
Coser los bordes con tientos. Los tientos se cortan rectamente, de la mayor longitud posible, haciendo uso de la escuadra y el trinchete. Se despunta un extremo, se unta con cemento por ambos lados, y una vez que haya comenzado a secarse, se martilla para que endurezca. Esta punta dura, se pasa fácilmente por los agujeros, si no se dispone de una aguja especial para este trabajo. Si el tiento resulta corto se debe adelgazar el extremo apuntado, pegándolo luego con cemento para empalmarlo con otro nuevo, cuyo extremo ha de estar igualmente adelgazado.

Manualidades en cuero

Herramientas. Como siempre, tratar de desempeñarse con el menor número posible de herramientas.
1. Para corlar el cuero se necesita: un cuchillo fuerte, con mango y hoja resistentes a la presión (las hojitas de afeitar metidas en corcho son demasiado endebles). Muy apropiada es la chaira o trinchete de zapatero. Para unir dos o tres trozos de cuero con tientos, es necesario rebajar el espesor de los bordes. Esta operación se hace con el trinchete que vemos en la figura al lado del sacabocados.
Para cortar en forma recta los bordes del cuero se necesita una escuadra de metal. El cuero es muy sensible a la suciedad y la escuadra debe estar bien limpia, ya que produce fácilmente manchas oscuras de oxidación.
2. Para perforar el cuero: un sacabocados de tenaza, que permite perforar agujeros de distintos tamaños. Nunca debe perforarse el cuero solo; para resguardar el sacabocados se coloca una tira de cartón fuerte o de cuero duro debajo del cuero que se perfora.
Además se necesita un viejo tenedor de cocina para marcar exactamente las distancias entre los agujeros por los cuales deben pasar los tientos. Se abren los dientes del tenedor hasta la distancia deseada entre los agujeros y se aprieta levemente sobre el cuero humedecido, a lo largo del borde. De esta manera se obtienen exacta y uniformemente los centros de cuatro agujeros que se perforan con el sacabocados. Quien no disponga de un tenedor viejo, puede confeccionar un molde con papel cuadriculado y marcar los centros de los agujeros con una lezna o punzón. Sin embargo, con ayuda del tenedor, este trabajo se hace mucho más rápido y exacto.
Si se piensa trabajar en cuero, es necesario disponer de un sacabocados para perforar agujeros más grandes, como para pasar cordeles, por ejemplo. Con herramientas especiales de bordes dentados o arqueados, y mediante presión leve, puede repujarse el cuero; se obtienen bordes dentados o festoneados si con ellas se golpea fuertemente.
3. Para dibujar sobre cuero hay distintas posibilidades. Se pueden realizar los diseños a mano, con cualquier instrumento no demasiado puntiagudo, para no dañar el cuero, siguiendo las líneas previamente calcadas.
También pueden utilizarse troqueles (repujadores) para adornar el cuero en forma rápida y duradera. Golpeando con el martillo sobre el troquel, éste deja su marca en el cuero húmedo. Para confeccionar troqueles propios se utiliza un taquito de madera -más prácticas son las varillas redondas- y se talla en el extremo un diseño muy sencillo. Para este trabajo resulta muy práctico el cuchillito que muestra la figura 330, en el centro. Un diseño sencillo se ve en el bolso de la figura. Entre las herramientas de la figura 330 se incluye un pequeño troquel con diseño de un tulipán.
Para superficies mayores se usan moldes de madera, como planchas de imprenta.
4. La prensa no es imprescindible, pero si se dispone de ella, pronto se aprenderá a valorar su utilidad.
5. En los trabajos de cuero, las distintas partes, así como los refuerzos de cartulina, algodón, telas, forros, etc., siempre se pegan con adhesivo sintético (cemento).
El cemento se adquiere en las casas del ramo, en frasco o lata, bien cerrados. Se aplica con espátulas de madera, extendiendo una capa fina y uniforme sobre las dos partes que se desean pegar; antes de unir estas partes puede dejarse expuesto al aire por unos instantes. Se advierte que el recipiente con el cemento debe mantenerse tapado aun mientras se trabaja. Para ver mas manualidades en cueros te recomendamos visitar manualidades.

Trabajos en cuero

TRABAJOS EN CUERO.
Tipos de cuero.
Para arte decorativo y manualidades se utilizan preferentemente cueros vacunos. Los más aptos y comunes son los de vaca, vaquillona y becerro. También se emplean badana (cuero de carnero u oveja) y vaqueta.
Elementos y técnica de trabajo:
Material. Para los primeros ensayos, cuero inferior; para los trabajos más importantes, de vaquillona. Un cuero de vaquillona alcanza, según el tamaño, para tres o cuatro objetos grandes, y tal vez para ocho a doce pequeños. Calculando entonces el precio de costo por pieza, el gasto para un portafolios, una cartera o estuche ya no es tan elevado. Por esta razón es recomendable, sobre todo para la escuela, que se reúnan grupos de labor de 6 a 10 participantes.
Al comenzar a trabajar con el primer cuero es aconsejable confeccionar algunas piezas de prueba, utilizando los bordes de la piel, y reservar la mejor parte para la primera obra importante.

© 2010 Manualidades Navideñas