Materiales:
• tela de lienzo.
• pinturas para tela: rojo, amarillo, piel, blanco, negro, verde fíalo, azul, sombra tostada, siena natural, ocre, celeste country.
• esponja .
• papel carbónico.
• cartulina ¡lustrador .
• pincel chato N° 2 .
• pincel chato N°4 .
• pincel chato N° 8.
• pincel liner.
• 2 varillas de madera.
• marcador indeleble: negro.
• cordón: dorado .
• diseño.

1 Lavar la tela de lienzo. Dejar secar y planchar. Transferir el diseño (ver Suplemento Moldes) con un carbónico bien gastado para no manchar la tela.
Con la ayuda de una esponja, pintar con azul toda la superficie del cielo y al llegar a las figuras, aplicar el color con un pincel para que queden bien delimitadas. Dejar secar. Con un pincel chato.N° 2 pintar las estrellas, con una mezcla de amarillo + blanco + pizca de ocre.
2 María, José y el niño Jesús.
Con un pincel chato N° 4 y siena natural pintar el catre y los conejitos. Con el mismo tono y un pincel chato N° 2, cubrir el bastón y cinturón de la túnica de José. Matizar el cabello de la Virgen con amarillo y siena natural, al igual que la paja que rellena el catre. Con sombra tostada, tonalizar el suelo.
3 Pintar la túnica de José y el manto de la Virgen con celeste country. Siguiendo el diseño, pintar en rojo las bandas de la vestimenta de José, túnica de la Virgen y moños de los conejitos. Mezclar blanco + pizca de rojo y con el rosa formado, pintar el cuello y parte inferior de la túnica de María. Con el color piel y un pincel chato N° 2, pintar la cara y manos de los personajes.
NOTA:
✓ Antes de aplicar la esponja con pintura sobre la tela, descargar el exceso sobre otro lienzo.
4 Completar con verde los detalles de las túnicas. Con sombra tostada, pintar la barba de José. Tonalizar las mejillas con piel + pizca de rojo. Delinear los contornos del diseño con marcador indeleble negro y marcar líneas internas, destacando algunos sectores del motivo.
5 Reyes:
Pintar en color piel la cara de los reyes. Con un pincel chato N° 4 y siena natural, cubrir el camello. De acuerdo al diseño, pintar con amarillo los detalles de los atuendos. Continuando con bases de color, combinar los tonos rojo, celeste country y rosa para ir definiendo las formas de los trajes. Con celeste country pintar las caras y patas de las ovejas y correas del camello.
6 Pintar la lana de las ovejas con blanco, y con la pintura aún húmeda tonalizar con celeste country. Completar las líneas de los trajes con verde y amarillo. Una vez seco, delinear los contornos con marcador negro indeleble y marcar los detalles internos del motivo.
7 Preparar diferentes tonalidades de verde para pintar los arbustos del fondo del diseño.
8 Guarda:
Con un pincel chato N° 8, pintar la banda central de la guarda inferior del diseño. Dejar secar. Sobre cartulina ilustración calcar los moldes de las hojas (ver Suplemento Moldes) y calar con cutter para obtener el stencil. Con una esponja y una mezcla de verde y amarillo, estampar las hojas formando una guarda. Con linery negro realizar las ramas, uniendo las hojas y realizar círculos marcando los frutos. Iluminar estos últimos con un punto en blanco. Una vez seco, y luego de 24 horas, fijar con plancha por el revés.
9 Dobladillar los contornos del tapiz. Realizar una presilla en el borde superior e inferior y pasar por allí las varillas. Para colgar en la pared, utilizar cordón dorado.

Un sencillo y colorido diseño de frutas pintadas, que acompañan la mesa diaria.
MATERIALES:
■ Liencillo común
■ Pinturas para telas: amarillo oro, verde musgo, verde oscuro, rojo fuego, azul y blanco
■ Pinceles de pelo, redondos: N° 00 y N° 2
■ Papel de calcar
■ Papel secante
■ Lápiz blando
Preparación:
• Antes de comenzar el trabajo, lavar la tela para quitarle el apresto.
• Colocar papel secante debajo de la tela para que absorba la pintura que pueda traspasarla.
• Una vez finalizado, el trabajo se fija con plancha después de unas horas. No importa si han pasado unos días desde que se terminó.

1 Transferir el diseño a la tela utilizando lápiz y papel de calcar.
2 Con el pincel N° 2, comenzar a pintar las hojas con amarillo sobre un lateral y matizar con verde musgo, llevando la pincelada desde el borde hacia la nervadura central. Prolongar la hoja izquierda formando el tallo, al que se debe dar un toque más claro en el extremo.
3 Pintar con amarillo aproximadamente la mitad de la guinda, dejando sin colorear el sector donde nace el cabo. Para darle a la fruta un aspecto maduro, cubrir toda la superficie con rojo, esfumándolo e integrándolo con el amarillo.
4 Para darle profundidad al sector del nacimiento del cabo, pintarlo con azul, esfumándolo con el rojo. Iluminar la guinda con blanco puro, realizando una pincelada de coma.
5 Delinear con verde oscuro los cabos, las nervaduras y el contorno de las hojas haciendo una pincelada pequeña, abierta y modulada, utilizando pincel N° 00.
6 Para darle una buena terminación al trabajo, se puede optar por tejer un borde al crochet; aplicar una puntilla gruesa o ribetear con cinta al bies roja o verde.
NOTA:
Para separar los planos, oscurecer siempre la zona que en el diseño está por debajo o por detrás.

PINTURA SOBRE TELA.
Con un toque de color.
Materiales:
• tela de lienzo.
• tela cuadrillé.
• plancha de telgopor.
• pinturas para tela: blanco, amarillo, marrón, negro, rojo, verde seco, verde claro.
• alfileres.
• pincel chato N°4.
• pincel redondo N° 2.
• pincel liner.
• papel carbónico.
• plancha
• diseño.
Con un toque de color.
Lavar la tela de lienzo, dejar secar y planchar. Transferir el diseño (ver Suplemento Moldes) sobre el sector elegido de la tela, utilizando papel carbónico.
Tensar la tela con alfileres sobre una plancha de telgopor, forrada con papel. De esta forma, a! pintar, se evitará manchar la superficie de trabajo y extender la pintura con mayor facilidad. Cargar un pincel chato N° 4 con amarillo sin agregado de agua y pintar las bandas que rodean el diseño central y las flores.
Con el mismo pincel chato y acrílico verde seco, cubrir en forma pareja la cascara del pepino y las hojas. Aplicar la pintura por sectores, extendiéndola muy bien para evitar gruesos rebordes, pero no agregar agua porque se filtraría el color a través de la trama de la tela. Con blanco, pintar el interior de la rodaja de pepino, matizando con unos toques de amarillo.
Sombrear el nacimiento de las hojas con una mezcla de marrón + pizca de negro. Aplicar el color con un pincel chato, seco y extenderlo suavemente para que se integre al verde de base. Del mismo modo sombrear uno de los extremos de la cascara del pepino y realizar líneas paralelas en el extremo opuesto, simulando su rugosidad característica.
Con un pincel redondo N° 2 y verde claro, delinear las semillas y contorno de la rodaja de pepino. Con naranja (amarillo + rojo) marcar líneas desparejas desde el centro hacia los bordes de cada pétalo de las fiores.
Iluminar las puntas de las hojas con amarillo. Con el pincel liner y blanco + amarillo, delinear las nervaduras. Con esta última mezcla y un pincel seco, iluminar la cascara del pepino, entre medio de las líneas marcadas en el epígrafe anterior. Delinear los zarcillos con amarillo + pizca de rojo, utilizando el pincel liner.

© 2010 Manualidades Navideñas