Mascaras de arcilla

Mascaras de arcilla

Máscaras con base de arcilla.
Material. Arcilla, papel, cola fría.
Sobre suficiente cantidad de papel de diario fuertemente prensado y ligado con cordel, se aplica la arcilla y se modela una cara, observando exactamente las medidas longitudinales y transversales. Puesto que la máscara o careta reproducirá fielmente los rasgos modelados con la base de arcilla, debe saberse previamente si la cara tendrá una nariz grande o pequeña, y una expresión risueña o triste.
Como puede advertirse, la mascarilla de la figura se presenta bastante lisa, pero no hay que mojar demasiado la arcilla para poder obtener esta superficie. Después se pincela la cabeza con una capa fina de cera derretida, de modo que quede bien pareja, sobre todo en las arrugas.  Atención: ¡no olvidar que la capa tiene que ser delgada y uniforme!
Luego se aplican trocitos de papel mojado sobre la máscara: para las mejillas pueden tener un diámetro de aproximadamente 3 cm; para los ojos y ángulos delicados se toman pedacitos no más grandes que una uña, para que se adapten exactamente. Papel de estraza, papeles pintados, papel de diario, todo sirve. La máscara del grabado está hecha con papel de diario; la capa exterior es de papel de seda.
Después de la primera capa de papel, húmeda pero exprimida, se da uña mano de cola fría; luego, otra capa de papel, otra mano de cola, etc.? hasta qué”se tengan.de 6 a 8 capas de papel y de 5 a 7 manos de cola. Si entre estas capas se coloca una de gasa de vendas en lugar de papel, la careta será más resistente. Las tiras se colocan alternadamente a lo largo y a lo ancho, cubriendo toda la cara, incluso los ojos y la boca. Para el secado, la máscara se coloca sobre una tabla, envuelta con un lienzo húmedo, para que la arcilla en su interior vaya secándose lentamente. El secado completo tarda de 3 a 4 días.
Luego se saca el papel prensado que sostiene a la máscara tirando del cordel y, con un cuchillo ancho, se va quitando la arcilla; estando encerada y aún húmeda, se desprende fácilmente en pedacitos.
La careta resultante es sorprendentemente liviana, lisa y dura. Se recortan los ojos y la boca, con aberturas muy estrechas y pequeñas. Se pinta con tempera o pintura al óleo, esta última diluida con un poco de aguarrás; en el interior se debe pegar un forro de tela. Con este procedimiento pueden confeccionarse caretas, antifaces y máscaras de teatro, así como mascarillas para decoración.
Sobre esta base de arcilla se modeló la máscara de la derecha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *